+1 (954) 708 2490 rabino@shemaisraelmiami.org

Declaración de Fé

Nuestra Declaración de Fé

Creemos en ambos el TaNaJ (mas popularmente conocido por Antiguo Testamento) y los Escritos Apostolicos (mas popularmente conocido por Nuevo Testemanto y tambien como Brith ha’Jadahsa), es decir, en la Biblia completa, en sus oroginales como palabra inspirada, sola e infalible con autoridad de Ha’Shem.

Creemos que hay UN solo Elohim (Dt 6:4) Creador de todo, que eternamente existe y que se ha manifestado de muchas formas a los hombres.

Creemos en Yeshúa como el Mesías, en su vida intachable, en sus milagros mesianicos, en su muerte redentora y representativa a través de su sangre derramada, en su resurrección corporal, en su ascensión a la mano derecha del Padre y en su pronto regreso en poder y gloria.

Creemos que Yeshúa es ambos el Mashíaj Ben Yosef, (Siervo Sufriente) en Su primera venida, y el Mashíaj Ben David (Rey Triunfante) en Su segunda venida.

Creemos que la salvación es por gracia para los que les ha sido manifestado por la fe el Yeshúa el Mesías de Israel, y que él no vino a fundar una nueva expresion religiosa.

Creemos en el ministerio presente del Rúaj Ha’Kodesh, Espiritu de Santidad, el cual al vivir en el creyente le da el poder para vivir una vida piadosa.

Creemos en la resurrección de los muertos, ambos los salvados y los perdidos. Los justos resucitaran para vida eterna mientras que los impíos para muerte y destruccion eterna.

El Rey Mesías (Mashíaj/Melej HaMashíaj). El creer en el Mashíaj es un fundamento de la Torá y la fe judía.

Creemos que la comunidad mas apropiada para un judio que llegue a creer en el Mesias Judio, Yeshua ha’Mashiaj, tiene un perfil biblico inconfundible:

Así que los que recibieron su davar, fueron sumergidos en tevilát maiyim: y fueron añadidas a la Kehilá ha’meshijit aquel día como tres mil nefshim.” Hch./Maasé ha’Sh’lejim 2:41

“Mas muchos de los que habían oído ha’d’var creyeron; y fue el numero de los varones
como cinco mil.” 
Hch./Maasé ha’Shilijim 4:4 

“Y ellos como [lo] oyeron, glorificaron a Elohim; y le dijeron: Ya ves, aj cuántos
millares de yejudim hay que han creído; y todos son celosos [observantes] de la
Toráh.” 
Hch./Maasé ha’Shilijim 21:20

Creemos firmemente que no hay modelo más perfecto para la Comunidad de Redimidos perfectamente edificada por el  Señor Yeshúa, que la Primera Comunidad, la misma que fue registrada en la Palabra de HaShem con la inspiración del Ruaj ha’Kodesh.

No queremos descartar que haya mucho de correcto en cada comunidad local o denominacional de los días de hoy. Pero, aunque cada una crea ser la más acertada, sin embargo, el modelo, y especialmente para los judíos, está establecido en las Escrituras y nos conviene conocer e imitar. Veamos unos pocos detalles de lo que fue la Comunidad de Judíos de Esperanza y Conviccion Mesiánico en el principio:

I.  Era una Kehilá llena del Ruaj ha’Kodesh – Espiritualmente preparada.

Yeshúa mismo se preocupó de que tuvieran el Ruaj ha’Kodesh (Jn. 20:21-22), y antes de ausentarse de los primeros creyentes, les recomendó que esperan la promesa del Padre (Hch. 1:4, 5) Ellos sin vacilar tomaron en serio la recomendación y en medio a una Fiesta Bíblica (Hch. 2:1, 4), fueron tan llenos del Ruaj Elohim que fueron confundidos por ebrios (Hch. 2:13). Vemos que esta comunidad judía resaltaba la importancia de ser lleno del Ruaj; y Elohim parecía muy interesado en respaldarles en eso. (Hch. 10:44, 45)

 21Yeshúa entonces les dijo otra vez: Paz a vosotros; como el Padre me ha enviado, así también yo os envío.  22Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Rúaj.” Jn. 20:21-22

“4 Y estando juntos, les manó. que no se fuesen de Yerushalayim, sino que esperasen la havtajá del Av, que oísteis, [dijo,] de mí. [Tehilim 27:14]  5 Porque Iojanán. la emet les sumergió en mayim, mas vosotros seréis sumergidos en tevilát con el Rúaj ha’Kodesh no muchos iamim después de estos.” [Joel 3:1 (2:28)]

“1 Como se cumplieron los yamey Shavuot, estaban todos unánimes juntos: [Vayikrá 3:15-16] 4 Y fueron todos llenos de Rúaj ha’Kodesh, y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el Rúaj les daba que hablasen.” Hch. 2:1, 4

 “ 44 Estando aún hablando Kefa estas palabras, el Rúaj ha’Kodesh cayó sobre todos los que oían el sermón. 45 Y se espantaron los fieles que eran de la brith milá, que habían venido con Kefa, de que también sobre (los de) las naciones se derramase el don del Rúaj ha’Kodesh.”  Hch. 10:44, 45

 II.  Era una Gran Comunidad – En calidad y numero.

Hay quienes piensan que en Yerushalayim había una pequeña y débil Comunidad, los números testifican del ritmo creciente de la Comunidad/Kehilá que Yeshúa estaba edificando: 1, 3, 12, 70, 120, 500, 3000, 5000, multitud y la  última información que tenemos de Yerushalayim es de ‘millares’.

Millares de judíos creyentes en el Mashiaj  Yeshúa, todos ellos “celosos de la Toráh. 2:41, 4:4, 5:14, 5:28, 6:2-7, 11:24, 15:12, 21:20

Así que los que recibieron su davar, fueron sumergidos en tevilát mayim: y fueron añadidas a la Kehilámeshijit aquel día como tres mil personas. Hch. 2:41

 Mas muchos de los que hab.an oído el devar creyeron; y fue el numero de los varones como cinco mil.” Hch. 4:4

 “…el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en Adonay se aumentaban mas, gran número así de hombres como de mujeres:” Hch. 5:13, 14

 “Habéis llenado. Yerushalayim de vuestra Toráh,…” Hch. 5:28

 “2 Así que los doce convocaron la multitud de los talmidim, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos el devar Elohim, y sirvamos á las mesas. 7 Y crecía el devar de Adonay, y el número de los talmidim se multiplicaba mucho en Yerushalayim: también una gran multitud de los kohanim obedecía á la emuná.” Hch. 6:2, 7

 “Porque era varón tov y lleno de Rúaj ha’Kodesh y de emuná: y gran multitud fue agregada a Adonay.” Hch. 11:24

 “Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé. y a Shaúl que contaban cuán grandes maravillas y señales Elohim había hecho por ellos entre las naciones.” Hch. 15:12

  Y ellos como [lo] oyeron, glorificaron a Elohim; y le dijeron: Ya ves, aj, cuántos decenas millares de yehudim hay que han creído; y todos son celosos de la Toráh.” Hch. 21:20

III. Compuesta inclusive de Cohanim – La oposición enfrentada e vencida.

Ciertamente que en el principio hubo fuerte oposición, pero con el pasar del tiempo, Dios mismo hiso a los discípulos mas destemidos y la oposición fue bajando su guardia. De entre los que más se oponían, los cohanim, fueron creyendo. Una comunidad donde los cohanim encontraron su espacio, ciertamente una Kehilá masortit. Hoy difícilmente los cohanim se asociarían a cualquier comunidad. Hch./Maasé ha’Shilijim 6:7

 7 Y crecía el devar de Adonay, y el número de los talmidim se multiplicaba mucho en Yerushalayim: también una gran multitud de los kohanim obedecía á la emuná.” Hch. 6:2, 7

IV.  Comunidad Shomeret Mitsvot u’Masortit (observante de las ordenanzas y tradiciones) – Vida judía normal.

El Rúaj ha’Kodesh inspiró un detalle al escritor del Sefer Hechos/Maasé ha’Shilijim que nos permite conocer  que tan observantes de la Toráh eran los primeros creyentes: “Celosos de la Toráh.”   Hch./Maasé ha’Shilijim 21:20

 “ 21 Más fueron informados acerca de ti, que enseñas a apartarse de Moshé a todos los yehudim que están entre las naciones, diciendo [les] que no han de circuncidar los hijos, ni andar según el minjag. [Bamidbar 6:2,5]  24 …y todos entiendan que no hay nada de lo que fueron informados acerca de ti; sino que tú también andas guardando la Toráh. [Bamidbar 6:1-21]

V.  Practicaban el Brith Milá (circuncision) – Trataban de no causar  tropiezo a los demás  judíos no creyentes. Sabemos que para Dios, en este nuevo Pacto/Brith ha’Hadashá, lo más importante es que tengamos nuestros corazones circuncidados.
(Rm. 2:29) Empero, había en los creyentes un celo en la observancia de la Toráh y de no causar ningún tropiezo a los judíos no creyentes (Rm. 14:13) de maneras que continuaron praticando la circuncisión.

 “…había allí un talmid llamado Timotios, hijo de una mujer judía creyente y pero de padre griego; …y tomándole, le circuncidó…” Hch. 16:1, 3

 VI.  Guardaban Kasherut (leyes sobre alimentos permitidos y prohibidos en la Tora) – Desde tiempo de Yeshúa.

Pedro/Kefas antes y después de caminar con Yeshúa mas de tres años, y luego del maravilloso Shavuot, y aun después de la ascenso de Yeshúa y durante los primeros años de su fe, pude decirle a Dios: “Tu sabes que nunca entró cosa común o inmunda en mi boca..”  (Hch. 10:14)  Sin dudas que todos los discípulos de Yeshúa eran como su Maestro, shomrim kosher.  Además, si los ancianos de la Kehilá de Yerushalayim recomendaron a los creyentes no judíos que no comieran ciertas cosas, seguramente era porque ellos tampoco comían.

 “ 19 Por lo cual yo juzgo, que los que de las naciones se convierten a Elohim, no han de ser inquietados; 20 Sino escribirles que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de zenut, y de ahogado, y de sangre. [Vayikrá 3:17; 7:26; 17:10-13; 19:26; Devarim 12:16,23]  21 Porque Moshé desde los tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien le predique en los Batey Kineset, donde es leído cada Shabath.” Hch. 15:19-21

 VII. Celebraban los Jaguim (Fiestas del Eterno) – Como toda una Comunidad Judía

Los Shelijim decidieron dejar un buen ejemplo para los creyentes, inclusive en cuanto a celebración de los Jaguey Elohim:

 Porque Shaúl se había propuesto pasar adelante de Éfeso, por no detenerse en Asia: porque se apresuraba por estar el día de Shavuot, si le fuese posible, en Yerushalayim. Hch. 20:16

VIII. Practicaban Votos de Consagración – La Kehilá era observante.

No fue en vano que ganó la atención de los mismos cohanim. Había allí hermanos que ya estaban listos a hacer votos  de “natzir”, nazireo.  Hch./Maasé ha’Shilijim 18:18 (Nm./Bamidbar 6:18)

Creo que nosotros que vivimos aquí en Israel, debemos identificarnos con nuestro pueblo, estar comprometido con la Toráh según interpretación de Yeshúa (jalajato), pero no con motivación de ser salvacion.  La motivación debe ser el amor. La Toráh es perfecta y nos fue dada para que sepamos cuán santo, justo e misericordioso es D’os y cuan pecador somos nosotros.